Estás en: | Columnas -- Columna de Daniel García
Loading
05-07-2016
Los rehenes

La ciudadanía como moneda de presión…

Crónica de nosotros, los rehenes de siempre

Por Daniel García Collesel

Ya a esta altura a nadie extraña que, desde diferentes servicios que se prestan a la sociedad habitualmente, nos usen como moneda de presión para sus propósitos y ohh, casualmente, eligiendo para ello los momentos más indicados, es decir, cuando más los necesitamos.

Si por ejemplo, hemos decidido tomar unas cortas vacaciones, sea Carnaval, Semana Santa o un fin de semana largo, seguramente el viernes anterior al asueto, nos encontraremos con un paro de transportes que trastocará todos nuestros planes.

Del mismo modo, ¿quién no ha padecido algún paro de la bebida cuando el verano y el calor intenso nos obligan a hidratarnos y por qué no, a tomar bebidas refrescantes que sean de nuestro agrado?

En invierno viene el frío y con él la necesidad de calefaccionar nuestros hogares. Idóneo momento para que los gremios vinculados al sector del gas tomen medidas sindicales y veamos con ello, no sin cierta alarma, cómo merma sensiblemente la distribución de dicho producto.

Si viaja en ómnibus, puede quedarse, al salir de su trabajo, varado en una parada o viajando como ganado al matadero si es que logra subir a una unidad, por un paro sorpresivo que siempre está a la orden del día, organizado en el momento y motivado por diferentes circunstancias.

También podemos padecer sorpresivamente cortes en el tránsito o súbitas manifestaciones que desvían a las unidades de transporte que nos llevan a nuestros hogares después de trabajar, lo que transforma un viaje de 15 minutos en otro de 45 o aún más, según la zona donde uno viva.

¿Por qué ocurre todo esto? A nuestro criterio, porque ya es habitual en Uruguay que se tome a la ciudadanía como la mejor moneda de presión, a tomarnos de rehenes para presionar a autoridades o empresarios, que en realidad se desplazan en sus vehículos de alta gama y a veces, sólo se enteran por los informativos que hubo paro de cual o tal cosa.

Es una pena que gremios de trabajadores utilicen a sus iguales como forma de presión, perjudicándolos en el proceso y con resultados que no pasan más allá de enojar y molestar a los damnificados, que somos ni más ni menos que la mayoría silenciosa que trabaja día a día en este Uruguay conflictivo.

Esa mayoría de la población no tiene la culpa ni injerencia en que ciertos sectores no obtengan lo que consideran justo, ya sea condiciones de trabajo o salariales. Hasta podemos llegar a solidarizarnos con ellos, pero estos deberían pensar a su vez que, tomarnos como rehenes carece de sentido, pues quienes pueden cambiar su situación están ubicados en otros estamentos más elevados de la sociedad, donde no llegan a enterarse de los paros que a nosotros, sí nos perjudican y mucho.

Logueate para votar
Facebook icon
Debes estar logueado para poder comentar
| 07-10-2016

por Daniel García

Nueva denuncia, esta vez por parte de Robert Parrado contra otro falso profesional, esta vez en la ó...
| 05-07-2016
La ciudadanía como moneda de presión…

Crónica de nosotros, los rehenes de siempre

Por Daniel García Collesel
| 08-04-2016

Vieja y nueva seguridad

Por Daniel García

Una seguridad ciudadana real,de verdad, para este tiempo, esto...

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>