Estás en: | Columnas -- Columna de V. L. Aguirre
Loading
24-11-2015
Komparaciones

Komparaciones

Por Víctor Leonel Aguirre

No me parecen acertados los paralelismos entre los gobiernos de Uruguay y Argentina, ni los pasados, ni los futuros.

No entiendo la euforia de políticos uruguayos opositores a nuestro gobierno, que se ven emparentados con Macri y muy sueltos de cuerpo, avizoran que eso suma a favor de ellos en próximas elecciones.

Tampoco entiendo los comentarios de frenteamplistas que comentan que hay que poner las barbas en remojo, frente a la caída del gobierno de Cristina, ya que, coincidiendo con la oposición uruguaya, esa caída del poder K, afectaría al Frente Amplio.

Creo que ni una cosa, ni la otra.

Los factores que llevan a ganar al pseudo peronismo K de Néstor y la coyuntura que rodeaba al gobierno antecesor, no tienen nada que ver con nosotros. Kirchner fundamentó su mandato en el equilibrio económico y en las políticas de derechos humanos, pero montó su gobierno sobre una perversa maquinaria obsesiva, junto a cómplices y testaferros, para quedarse con millones y millones de dólares provenientes del estado. Millones que ni siquiera pudo disfrutar porque se muríó repentinamente. Es que el exceso de dinero y de poder, a veces, te hacen creer que serás inmortal.

Nada tuvo que ver el gobierno de Tabaré con el de Néstor, es más, fueron enemigos y este último hasta se acordó de la madre de nuestro presidente, en un encuentro, creo que del Mercosur.

El gobierno de Cristina se cimentó sobre ese poder y reconocimiento popular generado por su marido, pero Cris no era Néstor. Siguió fomentando medidas populistas, desparramó dinero entre sus punteros políticos para que estos fueran amos y señores de los más desposeídos, dejó seguir andando la maquinaria corrupta de su marido, no respetó las leyes y su soberbia irritó a más de la mitad de los argentinos. Siempre colocándose en un papel de defensora del pueblo y enemiga de los grandes capitales, mientras ella y sus secuaces amasaban fortunas.

Quizás tuvo algunos puntos de contacto con el gobierno de Mujica, en cuanto a las medidas populistas y asistencialistas, o la comunión con el otro polo populista de América, como es el de Venezuela. Muchos compraron que estos gobiernos que se autodenominaban de izquierda y socialistas del siglo 21, realmente lo eran. Pero es claro que el peronismo muy pocas veces fue realmente de izquierda, personalista y católico, generalmente fue populista y discriminó y persiguió a sus opositores.

Cristina fue tan megalómana, que se situó por encima del peronismo, lo despreció e intentó aislarlo. Lo acaba de pagar caro. Su estrategia política fue nefasta. Eligió a su opositor Macri y le apuntó para transformarlo en su enemigo, subestimándolo y pensando que era pan comido. Eligió como candidato a Scioli, antes de que se realizaran las elecciones internas, para no perder poder y no legitimar que Daniel se quedara con el partido en las PASO. Pero luego de elegido, le puso más piedras en el camino, que alfombras rojas para llegar a la casa Rosada. En la recta final, su estrategia de generar terror y transformar a Scioli en un inescrupuloso como ella, casi le sale bien. Pero de casi no se vive y a Daniel se lo vio aliviado el mismo día de las elecciones, de no tener que cargar con esa mochila. Al igual que a su esposa, que dejó de hacerse el rodete en el pelo, al estilo Evita.

El vicepresidente Boudou, que entre otras cosas (y quizás con la complicidad K) se quedó con la imprenta emisora de los billetes de los argentinos, siendo ministro de economía, siguió siendo el protegido de Cristinaa, a pesar de haber sido procesado en tres oportunidades. Siguió pensando solamente en que ella estaba por encima que todo. Sus delfines Kicillof y Aníbal Fernández fueron arrasados. Y por último, Macri, quizás no por tantos méritos propios, pero si por capitalizar el descontrol y el rechazo a Cristina, le terminó arrebatando el cetro. Recordemos que Macri también está procesado por una causa de escuchas ilegales.

¿Por qué tendría que preocuparse el nuevo gobierno de Tabaré, por todas las barrabasadas de los argentinos? Quizás Mujica, que se pegó a Scioli en la campaña, pueda verse dañado. O quizás los coletazos de acabar con la corrupción en la vecina orilla, preocupen a alguno que haya realizado maniobras turbias en Ancap, o en negocios con nuestros hermanos venezolanos.

Pero sigo sin entender, y por eso intento escribir para aclararme las cosas, qué tiene que ver el Frente Amplio con un gobierno que no es de izquierda. Salvo que no se sienta verdaderamente izquierdista. ¿Qué tenemos en común los uruguayos, con los peronistas? ¿Y que tiene que ver la oposición con Macri y su coalición, con nuestros opositores al gobierno? Ya que, con todos sus defectos, el entorno de Macri da señales de organización, de realmente saber hacia donde va. Y con una estrategia clara ha derrotado al poder K, en la capital, en la provincia de Buenos Aires, lo ha arrasado en Córdoba y se ha quedado con el gobierno nacional, cosa impensada hasta hace poco tiempo.

¿En qué se parece a esto nuestra oposición? Yo diría que en nada. Porque estamos en épocas que en nuestro país, tanto el gobierno como la oposición, deambulan en un letargo, que nadie sabe bien hacia donde va a conducirnos.

Logueate para votar
Facebook icon
Debes estar logueado para poder comentar
Cultura | 14-01-2018
Por Leonel Aguirre Las cosas van a resbalar para todos lados/ No va a quedar nada que se pueda medir/ La tormenta del mundo h...
Cultura | 12-01-2018

Hace siete años que partió Sandro.

"El Gitano", Roberto Sánchez.

Recordemos lo que nos dijo en su testamento mus...
Cultura | 03-03-2017

En descollante actuación de cierre, las bandas uruguayas Márama y Rombai se llevaron en la madrugada del pasado domingo 26 de ...

Cambiar color del texto
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>