Estás en: | Columnas -- Columna de Diego Martínez
Loading
01-03-2013
El efecto virtuoso de la renovación colorada

La puerta está abierta.

Por fin. La puerta de la renovación se ha abierto en el coloradismo. Aquella promesa de Pedro Bordaberry que si no lograba abrirla, al menos la dejaría con unos cuantos tornillos flojos, se cumple. Y se siente correr un aire nuevo.

Es así que en los últimos meses y asimismo por estos días, diversos resultados dan cuenta de una vigorosa decisión de incidir en la realidad política, hacia adentro y hacia el exterior partidario. Ello sólo es posible por la mediación de una actitud, una voluntad, una decisión de hacer las cosas de otra manera, de cambiar, de innovar. De renovar.

Observar la apertura de la última Convención, ya representa una demostración contundente. Martha Montaner reivindicó en un discurso aclamado de pie, el valor del republicanismo en el protoplasma de este país. Ella es quien ocupa la máxima responsabilidad partidaria, la secretaría general. Sí, una mujer que no necesitó de “cuota” para acceder a esa función, sino de ganas de cambiar las cosas por parte de sus correligionarios.

Una Convención que, además, en menos de setenta y dos horas y ante la instancia de un joven salteño que lo planteó desde el twitter, se reunió con centenares de integrantes y adherentes de todo el país. Y le recordó a la fuerza gobernante que los huesos de Montesquieu yacen en una iglesia de Paris, pero que su espíritu, el de las leyes, el de la separación de poderes, late, vive, en cada alma liberal, republicana, uruguaya. Un llamado de atención para que quienes anhelan un derrumbe del sistema democrático se desconecten de esas malditas ilusiones de fuerzas armadas partidarias, de juicios a jueces, o de leyes de prensa. Y para que aquellos que aún sin soñar así, se tomaron sin embargo un par de días para proclamarse por una justicia independiente, esto es, quienes especularon, dudaron, calcularon…, queden delatados, reflejados, en ese espejo contra el que la historia nos pone de bruces a rendir cuentas democráticas y republicanas.

Los colorados promovimos una recolección de firmas por la seguridad, que alcanzó su objetivo, una acción inimaginable en el partido de apenas ocho o nueve años atrás. Centenares de miles de compatriotas sintieron que esa vía era una forma lícita de cambiar reglas de juego hoy favorables al delito. El gobierno lo sintió y procuró modificar algunas de sus prácticas. El Frente Amplio se dolió, que es diferente y hoy constata que su mecanismo de apelación soberana, utilizado durante veinte años, se cobija en cuanto a credibilidad, razón y convocatoria en otras tiendas. Cada renuncia del coloradismo, años atrás, a prácticas de esta naturaleza, le sumía en un proceso vicioso frente a la soberanía, alejándole cada vez más de la gente. Y en tanto el FA, por su parte, las multiplicaba, la gente le devolvía con crecientes apoyos electorales aquella apuesta. Un proceso virtuoso que hoy ve un enroque y por tanto a cada uno de sus protagonistas en la posición histórica del otro.

¿Qué ha cambiado en el escenario uruguayo? Los tornillos se aflojaron, la puerta se abrió, la renovación. La renovación está presente en el sentimiento y en el accionar colorado.

Un Congreso ideológico complementó el año pasado el accionar político. Acción, sí. Y pensamiento, por supuesto. La renuncia a varios cargos gubernamentales de parte de los representantes de Vamos Uruguay, le hizo entender al presidente y su esposa que deberán conversar algo más antes de arrancar de mañana a hablar de todo lo que se les cruza por el camino y por la cabeza. La denuncia del senador Amorín sobre la incompleta ciudadanía del ministro comunista Venegas, terminó con la gestión de éste. Algo que no logró ninguna de las reiteradas interpelaciones desde el reinicio democrático, se produjo por una oportuna y lúcida investigación y denuncia de otro colorado de la nueva generación.

Más señales de este virtuoso proceso renovador se han manifestado cuando, días atrás, resultados de una encuesta de fidedigna fuente, revelan que los dos intendentes con mejor evaluación promedial son los colorados Germán Coutinho y Marne Osorio. Es también un colorado la única noticia renovadora a nivel del Parlamento, cuya Cámara de Representantes ha elegido como nuevo presidente a Germán Cardoso, un joven legislador de Maldonado quien además de proponer años atrás la creación de la alcaldía de Punta del Este, fue ideólogo de la exitosa recolección de firmas para modificar las normas sobre imputabilidad en ciertos delitos.

No cambiar su adentro, llevó al Partido Colorado a que la gente no creyera que pudiera cambiar el afuera. Y por ello le alejó del gobierno años atrás. Hoy existen claras evidencias de un cambio interior y esa circunstancia repercute en toda la política nacional. Lo que por años se fue profundizando como un proceso vicioso, perverso, hoy muta y se vuelve virtuoso.

Todo a su tiempo. Paciencia. Persistencia. Esas invariables claves de la política.

Logueate para votar
Facebook icon
Debes estar logueado para poder comentar
PABLO CASAS
02-03-2013
MUY BUEN ANÁLISIS DIEGO.

| 20-01-2017

Por Diego Martínez

No hay dos mitades del Uruguay político. Hay un país hecho pedazos.

Eso que algunos poli...
| 20-09-2016
Por Diego Martínez

El FA se apronta para perder. La oposición, ¿se apronta para ganar?

Una alternativa creíble, con...
| 07-09-2016

Por Diego Martínez

Hay temas de los que no se habla, se habla poco, pero jamás se grita, por la oposición y menos por e...
Cambiar color del texto
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>